EL GRAN

TELÓN DE FONDO

 

SITUANDO A ATLAS ALTERA EN TIEMPO Y ESPACIO

Amo el canto del cenzontle,

pájaro de cuatrocientas voces.

Amo el color del jade

y el enervante perfume de las flores,

pero más amo a mi hermano:
el hombre.

 

Del Náhuatl,

en los tiempos de Nezahualcóyotl.

EL AÑO DEL COMETA

DESDE EL SIGLO PASADO HASTA LA ÉPOCA CONTEMPORÁNEA

Es el principio de la segunda década del nuevo milenio. Las primeras generaciones de personas nacidas en el umbral del Siglo XXI crecen en un mundo que aún se está asentando en una paz incierta pero esperanzadora. El siglo anterior, se les dice, fue un momento crucial en la historia del mundo. Aunque la extensión territorial de los estados siempre cambió con las guerras de conquista, esto se debió a las condiciones especiales de esta situación. Condiciones que se consideraron no universales y no necesariamente un componente del telón de fondo de la condición humana. El lenguaje de la conquista finalmente cedió y, tras dos guerras mundiales y un rápido proceso de descolonización y repartija territorial, el mundo ha entrado en un periodo de relativa estabilidad. Ahora, los conflictos se caracterizan por ser menos intensos, más a menudo dentro de los Estados que entre ellos, y por los acuerdos de paz.

La Gran Guerra, de principios del Siglo XX, sentó las bases. Tras ella, los imperios se derrumbaron. En Occidente, las viejas monarquías se desvanecieron en el aire y se encontraron nuevos sistemas políticos. En Oriente, las viejas costumbres recobraron su vigencia para desafiar la intervención extranjera, y las élites políticas dirigieron la modernización para que la continuidad estuviera más conectada a sus historias locales. Alrededor del planeta, los líderes ascendieron y trazaron los caminos que darían forma a nuevos estados. En lugar de sembrar el odio, líderes en Estados Unidos y Brasil llevaron al mundo a una nueva normalidad al fundar la Sociedad de Naciones.

 

Considerado en Occidente como un repliegue por algunos y un regalo por otros, el modo de pensar que subyace a la Sociedad concede motivos para condenar y contradecir el imperialismo, además de varias nociones de supremacía occidental. Este fue el giro más radical de la política internacional después de la guerra. Pero, irónicamente, también fue el lado conservador más aceptado de la Sociedad, que mitigaba la violencia interestatal en aras de preservar el comercio mundial, el que alentó a los miembros fundadores a unirse en la Segunda Guerra Mundial para derrotar al fascismo Europa y Asea y a llevar la paz a los largos conflictos internos que se convirtirían en el teatro sérico. Negociando alianzas en Europea occidental y en el borde ampurdanés y en los acuerdos de paz en el este de Sérica, se injertaron en la Sociedad los ideales del comunismo socialista, el capitalismo neocolonial y el corporativismo insular.

Aunque ahora, con sus propios problemas y contradicciones internas, la Sociedad ya es vista como una fuerza colectiva liberadora tras derrotar al Eje. En lugar de que Estados Unidos se dedicara a la construcción de un imperio (como el país que más se beneficiaba de la victoria), fue la Sociedad la que tomó el lugar colectivo en la escena mundial como un ejecutor global. Una vez terminada la guerra, algunos estados de Europa occidental, que aún se aferraban a sus colonias, se convirtieron rápidamente en víctimas de la victoria que los liberó, ya que se vieron obligados a adoptar las promesas sociales que imponía la Sociedad. La burocracia interna de la Sociedad, surgida de la guerra, demostró desde el principio su capacidad para canalizar los movimientos de liberación y desmantelar incluso los imperios más dominantes. Con nuevos procesos de tratados, la organización internacional se convirtió no sólo en un sitio para buscar justicia, sino que ella misma se convirtió en un poderoso árbitro de asuntos internacionales. Por primera vez, la paz en la Tierra parecía estar al alcance de la mano, y un nuevo credo de personas, denominadas cosmopolitas, ocupó el centro de la política mundial. 

El fervor humanista posguerra de los cosmopolitas en la llevó a la proliferación de la Religión de la Humanidad de Auguste Comte, que encontró primero un terreno fértil en Brasil y también en Estados Unidos. Defienden numerosos proyectos universalistas. El Habla Visible se adopta como el sistema fonético internacional de facto, utilizado tanto en la academia como en los materiales de aprendizaje. El Intersigno (inspirado en el pidgin de signos, Plainsign, desarrollado en las Grandes Llanuras de Hanunea) se convirtió en la primera lengua universal oficial del mundo.

 

En las décadas siguientes, la Sociedad siguió apoyando los movimientos independentistas y los procesos de descolonización, convocó coaliciones para numerosas misiones de pacificación e incluso anexó territorios como reservas mundiales perpetuas para poner fin a las atrocidades masivas contra los pueblos indígenas históricamente marginados y a la grave degradación medioambiental. Los ejércitos nacionales se desmovilizaron y las sociedades se desmilitarizaron. Las ideologías políticas, aunque contrarias, vieron sus prescripciones atemperadas, con sus partidarios traumatizados por la degradación moral y la destrucción material alcanzada por la humanidad.

 

Y sin embargo, a pesar de todo esto, en los primeros años del milenio siguiente, nuevas generaciones políticas con otras motivaciones se arrastraron desde los márgenes. Algunos habían olvidado las viejas lecciones. Otros las desafíaban sin tapujos y con una ambición intrépida. Se formaba una división entre los cosmopolitas sobre cómo ordenar el mundo, y al mismo tiempo un gran cometa era avistado en el cielo nocturno...

NeowiseComet.png

Derived from the photo by Deborah Lee Soltesz, licensed under CC0 1.0.

The comet Neowise captured over the Coconino Peaks in Arizona.

UNA RIQUEZA DE LAS NACIONES

UN ESCENARIO MÁS OPTIMISTA Y COSMOPOLITA

En Altera, todo es extraño y a la vez familiar. El punto central de este mundo es la nación. Cada una es una constelación, una suma de acciones. El tiempo y el espacio, al fin y al cabo, cobran sentido al trazar tramas en el espesor de las cosas para revelar un mundo plagado de eventos, acciones y reacciones que forman y dividen, y que dan sentido al mundo de maneras divergentes pero similares. Entonces, estas constelaciones o naciones iluminan un conjunto deslumbrante de imaginarios que atan y aún prometen.

Del mismo modo en que la forma en que la escenografía afecta a las acciones en el escenario, semejante complejidad entretejida en el tejido del mundo ralentiza el progreso tecnológico, complica la comunicación y en todas partes se buscan geógrafos. Las vías rápidas hacia la utopía se descartan rápidamente, se recuerdan las misiones civilizadoras y nace muerto el plan de abrir el mundo a un mercado único y convertir a los individuos en consumidores aburridos. Lo que más importa en este mundo, al parecer, es averiguar dónde se pueden trazar las líneas de solidaridad e insistir en la coexistencia sin que cada parte caiga en un espiral de relativismo cínico e insularidad endurecida.

A mediados del siglo XX, varias naciones-estado líderes decidieron formar un nuevo tipo de mundo unido en sus diferencias. Aunque en todo el mundo la gente sigue desconfiando del Estado como institución o resistiendo el poder estatal, cientos de estados recién formados encontraron su lugar en el mapa y el estado-nación se convirtió en el escenario en el que se canalizan la mayoría de los conflictos políticos. En comparación con nuestro mundo, en Altera muchas más naciones llegaron a convertirse en estados-nación, es decir, en países. Algunas naciones crecieron hasta convertirse en estados propios o se amalgamaron con otras. En otros lugares, el poder se arrastró y tomó protagonismo, o la nación fue capturada para luego ser liberada junto con docenas de otras, cambiadas para siempre, en el raro momento de la historia en que el zeitgeist es la autodeterminación de los pueblos. 

Sin embargo, la capacidad del estado-nación supone tanto una bendición para ciertos pueblos y culturas como la desaparición de otros. Detrás de cada estado-nación o país, hay una combinación de narrativas, normas, leyes, religiones, estéticas y prácticas. Dado que las estructuras sociales se desarrollan bajo sistemas de control y potencian el poder de los propios Estados, siempre habrá naciones dominantes y naciones que se encuentren en minoría. Pero, en el mundo de Altera, esto es lo que se ha negociado. Incluso así, el mundo de Altera es más colorido que el nuestro, y el pluralismo dentro de las sociedades sigue siendo a menudo la norma.

Las naciones de Altera se extienden a lo largo de un planeta con una forma alternativa de liberalismo. Los ideales de convivencia pasan a primer plano en los debates internacionales, eclipsando las discusiones sobre cómo desarrollar la riqueza material. El culto a la modernidad y el fetichismo por el progreso tecnológico son sustituidos por otro tipo de optimismo universalista, que busca unificar a todos los pueblos del planeta sin aplastarlos. Las conversaciones sobre el libre comercio se mantienen en suspenso, ya que los líderes mundiales optan por resolver otros problemas en lugar de intentar navegar por los múltiples contornos de las normas y los sistemas políticos a través de la lente de la rentabilidad y la mano de obra barata.

La segunda mitad del Siglo XX pertenece, sin duda, a los países de la masa terrestre de Gémina, muy alejados de las tragedias protagonizadas en Ecúmina. Aquí, los campos y las fábricas han salido indemnes de la guerra. Las propias contradicciones sociales de América, así como las de Brasil, habiendo dejado atrás sus momentos más sangrientos de la historia en el Siglo XIX, se reducen antes del Siglo XX, y sus sociedades son llevadas a la siguiente era con movimientos de derechos civiles y tendencias institucionales de socialismo democrático. Así, una coalición de estados de Septentrea, Crucea, Libea, Guinea y el norte de Europea, encabezada por Estados Unidos, lleva la antorcha de los principios fundacionales de la Sociedad en la política global, orientada hacia la idea de convivencia en un planeta de maravillas naturales, reconociéndo que ha sido empañado por los defectos de la humanidad pero también iluminado por sus imaginarios, su creatividad e ingenio. Mientras tanto, están en auge las repúblicas comunistas del este y el norte de Asea, así como las monarquías corporativistas del este de Sérica, cada una de las cuales parece ser su propio polo en el mundo y ofrece sus propias promesas y problemas que necesitan solución. Un aparente cuarto polo es la lógica de la empresa, que domina Europa occidental y sigue teniendo capturada gran parte de la cuenca ampurdanesa, y que también está haciendo constantes incursiones en la política de América y Brasil. 

No obstante, el status-quo del mundo formado por estados-nación sigue siendo lo impuesto por la Liga. Aunque, a diferencia de nuestra línea de tiempo, las normas de autodeterminación se han cuidado de circunscribir la soberanía estatal en circunstancias clave. Y, como la Liga ha sido dotada de poderes de supervisión, el derecho internacional de no intervención no se aplica a los mandatos de la Liga. La Liga no solo participa en el mantenimiento de la paz, sino que también tiene capacidad para establecer la paz y otras medidas intrusivas, transformando fundamentalmente la naturaleza del conflicto y sentando las bases para una nueva normalidad en los asuntos internacionales...

Main_Unframed.jpg

El medio de este proyecto es la narrativa corográfica, una forma de contar historias que se abstiene de fetichizar a los grandes hombres, los imperios y los atributos esencialistas. Permite una exploración más lenta y un punto de vista menos miope para que el lector llegue a comprender los lugares lejanos (incluidos los pueblos y las tierras) simplemente porque el lugar importa.

 

La corografía es el campo de los xenagogos, guías turísticos excesivamente cualificados, por así decirlo, que arrojan luz sobre una localidad para que los forasteros la entiendan. Hacen referencia a la historia, la lengua, la gastronomía, las costumbres y los mitos locales para darle vida a un lugar con su narración. La escritura de viajes (por ejemplo, National Geographic o Caminos y Reinos) puede ser lo más parecido a la lectura de este tipo de obras hoy en día. Algunos ven la corografía como otra forma de hacer geografía regional, pero es mucho más. En lugar de pintar, un corógrafo describe un paisaje. En lugar de ser un narrador de historias, actúa como un narrador de lugares. Por tanto, quizás sea más preciso decir que Atlas Altera es un proyecto de narración de lugares.  

 

En los tiempos de Carl Sauer, se esperaba que los geógrafos hicieran este tipo de placetelling dando cuenta, a grandes rasgos, de la historia de los lugares que estudiaban. Sin embargo, Richard Hartshorne dejó claro que la forma en que los geógrafos relatan la historia debe estar relacionada con su objetivo de explicar la diferencia geográfica. Es decir: utilizar la historia para explicar la disposición de la tierra. La historia es solo una forma de entender una variable. Con el tiempo, los factores se convierten en procesos, y los procesos dan forma a nuestro mundo. Si se les da más tiempo, los procesos seguirán afectando o transformando lugares tan singulares como Venecia y tan mundanos como el proverbial Springfield, en Estados Unidos.

 

Por lo tanto, la narración de lugares en Atlas Altera, aunque a menudo introduce de contrabando la historia, se interesa por ella no como un fin, sino que la utiliza para elaborar una narrativa que permita entender por qué un lugar o una región es como es, y esto significa que se utilizan trazos gruesos. Y, aunque se corre el riesgo de generalizar, no existe mejor alternativa a la hora de dar cuenta brevemente de los lugares del mundo.

Pero explicar por la diferencia no es el único punto de investigación. La descripción, o la redescripción, es el punto principal: el telón de fondo es el mensaje. Describir diferentes lugares y regiones es dar forma y desafiar las visiones del mundo. Y esa es la razón original por la que los corógrafos y la mayoría de los geógrafos eligen su campo: porque ellos mismos buscan conocer y comprender los lugares. 

 

Cada uno a su manera, algunos de los geógrafos más famosos de la historia (Strabo, Alexander von Humboldt, Carl Ritter, Alfred Hettner, Carl Sauer) fueron también corógrafos, al igual que los humanistas más recientes, Yi-Fu Tuan y Anne Buttimer. Los conocimientos producidos por antropólogos como Richard Evan Schultes y Wade Davis también se asemejan a ese estudio. Hoy en día, la corografía o, en su forma más contemporánea pero básica, la geografía regional, se ha dispersado en áreas que van desde las Ciencias Agrícolas hasta la Planificación Urbana, y es poco más que el aburrido estudio de las estadísticas espaciales o, en el mejor de los casos, la geopolítica. 

Hoy en día, la mayoría de los geógrafos creen que no vale la pena describir, que limitarse a conocer cómo es una región no es una tarea académica. Eso lo dejan para los escritores de viajes. Solo les interesa la metodología: señalar el porqué, investigar las razones de la diferencia. Han perdido el sentido de la maravilla con el que la geografía, tan joven como es, comenzó como disciplina.

Pero Atlas Altera tiene que ver con la descripción, porque no solo es irónico que los geógrafos contemporáneos no sean capaces de tener una comprensión descriptiva de nuestro mundo como los biólogos y los físicos, sino que todos deberíamos tener cierta curiosidad corográfica. La curiosidad por los lugares cambia nuestras realidades. La curiosidad corográfica nos permite revisitar las narrativas nacionales y desafiar las construcciones sociales. Y, dado que gran parte de nuestros imaginarios geográficos han sido moldeados por los planes de estudio de la escuela secundaria, Atlas Altera describe redibujando el mundo de forma creativa.

 

Como el objetivo de Atlas Altera es renovar de forma creativa el interés por comprender a la humanidad a través del espacio y gracias a la corografía basada en la ficción, la esperanza es que esto pueda ayudar a la gente a cambiar sus relaciones espaciales, y no sólo de forma pasiva. Al igual que los documentales sobre la naturaleza nos permiten apreciar lo que hay más allá del hormigón y el asfalto, preocuparnos y actuar en favor del cuidado del medio ambiente, el enfoque narrativo corográfico de Atlas Altera busca renovar el sentido de la maravilla por el lugar y, con ello, nuestra curiosidad por otros pueblos y tierras. En lugar de limitarse a renovar el carácter sagrado y el valor de la vida silvestre cercana y lejana, el objetivo es volver a poner de relieve la diversidad humana. El objetivo es mostrar que todo es precioso, incluso cada uno de nosotros y en cada una de nuestras formas.

Narrativas corográficas

avatarcompass.png

CONTAR LOS LUGARES

 

Videos y
episodios de podcast

ESCUCHA LAS CONVERSACIONES DE LOS CREADORES

Explicaciones, marginalia, y etimologías

ACCEDE A MATERIALES EXCLUSIVOS EN PATREON

RECONOCIMIENTOS

Atlas Altera es una ficción.

La base del mapa político principal se deriva del mapamundi de Martin Vargic y utiliza un mapa de relieves de Natural Earth Data. A menos que se indique, el resto de los mapas y los gráficos

son obras originales.

Signature.png

© 2022 by Telamon Tabulicus.